CUANDO LA DENUNCIA ES SUFICIENTE

Andrés Núñez Leites


En estos días un escándalo inflama de indignación a muchos uruguayos: un hermano y una sobrina de un cantante de izquierdas muy popular, acusan al difunto artista de haber violado, hace décadas, a una niña de la familia. Quizá el artista haya sido culpable del crimen, o quizá se trate de un malentendido, o directamente de una mentira. ¿Cómo debiera decidirse cuál posibilidad es verdadera o probable? Desde la Ilustración en delante, la noción de "debido proceso" se impuso como el camino más justo en términos de garantías para denunciantes y denunciados; una situación judicial en la cual, ante una acusación de la gravedad que fuere, cualquier persona tiene la posibilidad de aportar pruebas en uno u otro sentido, para que un tribunal imparcial decida si condenar o absolver.

Luego están las pasiones. Una de las más perniciosas, con afectación irreversible del juicio racional, es el fanatismo partidario. "Partido" entendemos aquí en un sentido amplio, no sólo como organización político electoral. Hay, dentro del partidismo una variante particularmente perniciosa: el "angelismo", que atribuye a una determinada categoría social la coincidencia con el Bien, la superioridad moral, la inocencia absoluta. "Believe the victims" es posiblemente su última formulación. La consecuencia es desastrosa, porque detrás de una pretensión moral de reivindicación de derechos y compensación de desigualdades históricas, se afianza una voluntad de imponer un poder asimétrico y una actitud revanchista, al pretender otorgarle a una categoría social específica, incluso modificaciones de la legislación penal mediante, ventajas judiciales perversas, tales que la acusación se traduzca inevitablemente en condena.

Tanto el avance político de posturas explícitamente irracionalistas (como la del feminismo corporativo o el anti-racismo de izquierdas) como la lógica comunicativa regulada por los límites y posibilidades técnicas de las redes sociales (reducción de la secuencia de significantes, anonimato, etc.), ambientan un escenario propicio para un verdadero retroceso cultural. Porque no sólo estamos presenciando a una muchedumbre de personas sin formación jurídica suficiente sumarse livianamente a lo que en Derecho se denomina "juicio paralelo", cosa de esperar, sino que estamos viendo sumarse al juicio express a personas que sí tienen tal formación, al menos formalmente, ya sea por interés político (se sabe desde Pareto: las élites ascienden manipulando el impulso de la indignación de las masas) o por lo que Viscardi diagnostica como descaecimiento de la intelectualidad local.

Parece que la globalización, en lugar de llevarnos hacia una universalidad planetaria en el plano racional del pensamiento, nos hace retornar a una atávica fragmentación tribal, y que la necesaria crítica posmodernista de la relación entre los discursos científicos y el poder institucional, en lugar de llevarnos a una mayor sofisticación de la búsqueda científica y al "pensiero debole" que proponía Vattimo con su corolario de convivencia, respeto mutuo y moderación en el juicio, nos lleva a un subjetivismo para el cual los hechos son un dato irrelevante.

El burdo uso partidista, por parte de militantes de izquierda en las redes sociales, de un caso de prostitución infantil (aún en proceso judicial, pero con muchos elementos de prueba) del cual son acusadas personas vinculables a la derecha, ambientó una respuesta igualmente manipulatoria desde el bando contrario al atacar sin oportunidad para la indagación y la duda, la memoria de uno de los más emblemáticos cantantes de la izquierda local.

Detrás de cada condena moral precipitada e injusta en las redes por una denuncia no probada de un crimen grave, hay hijos, hermanos, parejas, madres, padres que sufren un daño psíquico y social significativo. En esta guerra de juicios paralelos, juicios express, hordas virtuales y linchamiento mediático, puede haber victorias parciales, pero sobre todo hay una derrota permanente, la de nuestra cultura y la de nuestra libertad individual.