¿POR QUÉ LOS NIÑOS TRANSGÉNERO DEBEN ESPERAR PARA INICIAR LA TRANSICIÓN?

9/28/2018

La mayoría de los niños con disforia de género lo superan en la adolescencia.

DEBRA W. SOH SEP 1, 2015


Mi punto de vista es polémico, pero es uno que los padres preocupados necesitan escuchar.


Yo era tu típica niña atípica en cuanto al género. Mis amigos eran todos chicos. Mis pasatiempos favoritos incluían los juegos bruscos y correr por la casa mientras agitaba mi espada de He-Man en el aire. Insistía en orinar de pie. Odiaba las muñecas y el color rosa.


Temía la pubertad, y cuando llegó ese momento inevitable, me alivió descubrir que mi cuerpo no sufría demasiados cambios físicos -aparte de mi cabeza, afeitada por mí.


Entonces sucedió algo extraño: llegué a mi adolescencia y, por primera vez por mi propia voluntad, me dieron ganas de ponerme un vestido. La idea de parecer femenina ya no me causaba rechazo, así que me dejé crecer el pelo y comencé a llevar cartera.


Ahora, como mujer cisgénero en mis treintas y como investigadora sexual, sigo el debate actual sobre los problemas de los niños transgénero. La narrativa predominante está desequilibrada y esto debe abordarse, por el bien de los niños trans, sus familias y la toma de decisiones médicas.


La opinión popular sugiere que la intervención temprana es el enfoque necesario para remediar la disforia de género del niño. Esto consiste en la transición social temprana seguida de bloqueadores de hormonas para prevenir los cambios que de otro modo serían irreversibles en la pubertad, las hormonas contra-sexuales y, si se desea, la eventual cirugía de reasignación de sexo. Negarle a un niño estas intervenciones se considera anticuado y cruel.


Pero la investigación ha demostrado que la mayoría de los niños disfóricos de género superan su disforia, y lo hacen en la adolescencia: la mayoría crecerá hasta convertirse en adultos felices y homosexuales, y algunos, como yo, serán adultos felices y heterosexuales. Hay una pequeña proporción de niños trans cuya disforia persistirá y que se beneficiarían de la intervención médica, pero la parte difícil sigue siendo predecir quiénes serán estos candidatos ideales.


Para un niño pequeño cuya disforia de género habría desistido sin intervención, estos procedimientos equivalen a un proceso innecesariamente riesgoso al cual someterse, y eso sin considerar las implicaciones de elegir la reversión de la transición. Incluso una transición social de regreso al rol de género original puede ser una experiencia emocionalmente difícil para los niños.


Esperar hasta que un niño haya alcanzado la madurez cognitiva antes de tomar este tipo de decisiones tendría más sentido. Pero esta es una postura impopular, y los científicos y clínicos que la apoyan son vilipendiados, no porque la ciencia -que debería ser nuestra guía- lo refute, sino porque ha sido considerada insensible y en desacuerdo con la ideología actual.


A menudo me pregunto, al revisar la gran cantidad de editoriales y artículos de revistas publicados diariamente sobre niños transgénero, si hubiera nacido 20 años después, ¿los adultos en mi vida estarían sugiriendo la transición como una solución para mí? Aún más alarmante, con toda la información flotando en Internet y en la televisión convencional, ¿creería yo que tengo un problema que no desaparecerá por sí solo?


Tuve suerte de que a mis padres nunca les importara mi falta de conformidad de género. Me permitieron vestir como quisiera y disfrutar de las cosas que me interesaban. Lo único en lo que se mantuvieron firmes fue en que orinara sentada, pero eso era más por el desastre que de otra manera resultaría que por adhesión a una norma de género socialmente reforzada.


Superar mi incomodidad resultó de la comprensión de que el género no necesita ser binario. Hasta el día de hoy, aún siento que soy más masculina que la mayoría de las mujeres de nacimiento, pero también mucho más femenina que la mayoría de los hombres de nacimiento. Podemos tener lo mejor de ambos mundos.


Llamo a las familias, que están luchando a través de un mar de informaciones contradictoria e incógnitas, a no actuar a toda prisa. Sepan que su apoyo y aceptación ayudarán a su hijo a superar este momento difícil para que, juntos, puedan tomar una decisión informada cuando estén listos.


-- Dr Debrah W. Soh es periodista científica, ex investigadora en sexología de la Universidad de York. Este artículo es tomado de https://psmag.com/social-justice/why-transgender-kids-should-wait-to- transition Último acceso 28/09/2018.Haz clic aquí para editar.