DEJEN A LOS NIÑOS EN PAZ (JOANNA WILLIAMS*)

9/20/2018


En Escocia, en este momento, las mamás y los papás de los niños de cinco años estarán ocupados comprando uniformes escolares nuevos, limpiando loncheras y rastreando los equipos de gimnasia perdidos. Regresar a la escuela puede ser más problemático para los adultos que para los niños. Bueno, hay algo más para que los padres se preocupen: cuando compraste ese uniforme, tal vez una falda nueva o un par de pantalones, ¿te detuviste a preguntarle primero a tu hijo si es niño o niña? ¿No? Por supuesto no. Ningún padre sensato lo haría. Ya es bastante difícil conseguir ropa que cumpla con la aprobación de la escuela, que dure más que unos pocos meses y que los niños terminen usando, sin entrar en discusiones con niños pequeños sobre la naturaleza socialmente construida del género.


Sin embargo, los profesores de toda Escocia están puestos en la situación de tener exactamente esta discusión. A los niños de Inicial, es decir, a los de cinco años, se les debe enseñar que les corresponde a ellos decidir si son niños o niñas. Pues, sí. Una de las pocas grandes certezas en la vida de un niño pequeño será cuestionada. Y los padres que pueden haber averiguado el sexo de su bebé antes de nacer y haber pintado un dormitorio, elegido un nombre, comprado ropa y juguetes en consecuencia, se les informará que se equivocaron al hacer estas cosas. Deberían haber esperado hasta que sus hijos tuvieran la edad suficiente para anunciar al mundo por sí mismos si son niños, niñas o actualmente indecisos.


La clase de "elige tu propio género" es parte de un recurso educativo en línea que se utilizará en las escuelas como parte del renovado plan de estudios "relaciones, salud sexual y paternidad". Olvídese de los padres, las familias extendidas, las comunidades religiosas o los vecinos: ahora parece darse por sentado que es el trabajo de las escuelas enseñar a los niños todo acerca de las relaciones. Además, ¿por qué molestarse en enseñar a los niños sobre la paternidad? Después de todo, nunca necesitarán poner este conocimiento en práctica. Si el gobierno escocés se sale con la suya, la crianza será responsabilidad exclusiva de los profesionales aprobados por el estado.


Education Scotland [N. del tr.: una agencia del gobierno escocés], las juntas regionales del NHS [N. del tr.: Servicio Nacional de Salud, por sus siglas en inglés] y el gobierno escocés presentaron conjuntamente el borrador -disculpen, es un borrador- de las grandes directrices de la nueva iniciativa de género, que entrarán en vigencia a partir de 2019. El plan es decirle a los niños: "Tu sexo es lo que dice de ti un doctor cuando naces. A la mayoría de las personas se les dice que son un niño o una niña." Pero esta declaración ridícula contradice todo lo que los niños aprenderán más tarde en las lecciones de biología. A los bebés no se les "dice" que son un sexo en particular en una conversación extraña entre padres y parteras en la sala de partos. La abrumadora mayoría de los bebés en realidad son hombres o mujeres, niños o niñas. El sexo no es una lotería. No depende de cómo se sienta el médico en un determinado momento. Está allí en los genitales del niño y en sus cromosomas. Decir a los niños que el sexo es simplemente algo que un médico anuncia arbitrariamente es una mentira.


Pero propagar esta mentira y alentar a los niños a creer que el sexo es una declaración aleatoria le permite a los maestros decirle a los niños: "Tu género es lo que tú decides". En otras palabras, se le pedirá a los niños que ignoren la evidencia que ven cada vez que van al baño o se desvisten, que ignoren lo que dijo el doctor desagradable, e ignoren lo que los miembros de su familia perversamente les han inducido a creer. Esto no solo socava a los padres, sino que también ejerce mucha presión sobre los hombros de los niños de cinco años. A la mayoría le resulta difícil decidir qué desayunar. Sus cerebros están llenos de Minecraft, superhéroes o hadas de la amistad. Se preocupan porque los dinosaurios vuelvan a la vida y los unicornios no sean reales. Decirle a los niños de esta edad que una de las pocas cosas que saben con certeza no es segura después de todo, es difícil ver que pueda hacer otra cosa que no sea causarles angustia.


Pero propagar esta mentira y alentar a los niños a creer que el sexo es una declaración aleatoria le permite a los maestros decirles a los niños: 'Tu género es lo que tú decides'. En otras palabras, se les pedirá a los niños que ignoren la evidencia que ven cada vez hora de ir al baño o desvestirse. Ignora lo que dijo el doctor desagradable. E ignore lo que los miembros de la familia les han inducido a creer perversamente. Esto no solo socava a los padres, sino que también ejerce mucha presión sobre los hombros de los niños de cinco años. A la mayoría le resulta difícil decidir qué desayunar. Sus cerebros están llenos de Minecraft, superhéroes o hadas de la amistad. Se preocupan porque los dinosaurios vuelvan a la vida y los unicornios no sean reales. Es difícil ver cómo decirle a los niños de esta edad que una de las pocas cosas que saben con certeza no es segura después de todo, puede hacer otra cosa que no sea causar angustia.


Pero la problematización continúa. "Las personas pueden pensar que conocen su género debido a la ropa que usan o las cosas que les gusta hacer", se le informará a los niños. Pero, por supuesto, estas personas están equivocadas: "Eres una persona única, sabes quién eres". Esto confunde dos cuestiones separadas: estereotipos de género y, de hecho, ser un niño o una niña. También subestima seriamente a los niños. Los niños más pequeños distinguen entre cosas de niños y cosas de niñas; saben si son niños o niñas y qué ropa y juguetes se supone que les gusten. Pero mientras algunos niños pueden controlar los estereotipos de género con entusiasmo, otros no. Saben, mejor que el gobierno escocés, que se puede jugar fútbol y seguir siendo una niña o vestirse como una princesa y seguir siendo un niño. Incluso aquellos interesados ​​en hacer cumplir la conformidad de género a los cinco años bien pueden rebelarse cuando tengan 15 años. ¿Y qué pasaría si no lo hacen? Si un chico disfruta siendo un chico y quiere crecer como hombre, ¿es realmente tan malo?


Los políticos y profesionales que han ideado este plan para lograr que los niños escojan su propio género deberían regresar a la escuela ellos mismos. Necesitan urgentemente recursar biología de nivel cinco. Quizás puedan aprender una o dos cosas sobre tener cinco años mientras están en eso. La mayoría de los adultos sensatos saben que ser niño o niña no es algo que se elija al azar. El gobierno escocés debe dejar de inmiscuirse en la vida de los niños y dejar que los padres hablen con sus hijos sobre el sexo, las relaciones y el género.


-- * Dr Joanna Williams is Head of Education and Culture at Policy Exchange. She is an author, commentator and the associate editor of Spiked.


El presente artículo fue publicado originalmente en Spiked [URL: http://www.spiked-online.com/newsite/article/leave-those-kids-alone/21666].


Traducción: A.N.Leites