¿UN FUTURO BLINDADO?

05.07.2014 19:59

/Por Andrés Núñez Leites/


/ << Universalis Cartographia >> de Martin Waldseemüller* /


El gobierno uruguayo decidió hace algunos años eliminar la publicidad de las empresas de cigarrillos de tabaco y acabó enfrentando una demanda millonaria por parte de una empresa tabacalera en un tribunal comercial internacional.


Los tratados de inversión que ha firmado el Estado con otros pares, en aras de la atracción de recursos a través de la generación de situaciones de privilegio fiscal, van generando una situación de supremacía de las empresas trasnacionales, que reedita a su vez un tipo de vínculo de las épocas del coloniaje. A su vez, cada nuevo tratado afecta a los anteriores a través de cláusulas como la de << nación más favorecida >>, de modo que cada nuevo privilegio se extiende y se aplica a todos los casos anteriores.


En los contratos de inversión, el Estado también renuncia a su soberanía, se pone a la par de las empresas extranjeras y se somete a la resolución de conflictos en tribunales comerciales << globales >>. Para colmo, dichos contratos se << blindan >> mediante cláusulas que elevan tanto el costo de la ruptura unilateral de los acuerdos, que la misma se vuelve una posibilidad insostenible económicamente para el Estado.


Detrás de este impulso demencial de nuestros gobiernantes hay una estrategia económica que hace sentido en el marco de una mirada pos o neo-colonial. La estrategia de acumulación de capital apunta a la consolidación de un modelo de crecimiento económico infinito basado en la extracción de recursos naturales , que lograría una cohesión social mínima a través de la asistencia social a los sectores más deprivados -cuya constante reproducción es imparable por la naturaleza del funcionamiento del propio modelo, basado en las actividades económicas menos intensivas en mano de obra y más concentradoras de la riqueza- y en la inundación de confortables bienes de consumo doméstico para los trabajadores. Desde el punto de vista cultural, dicha estrategia encuentra un marco de legitimidad en una visión típica de la baja autoestima y la autopercepción de impotencia, subdesarrollo e inmadurez de las sociedades pos-coloniales, que ven a sus antiguas metrópolis como modelo a seguir y le demandan el uso de su inteligencia en nuestras tierras.


Toda esta vorágine en la cual el Estado y los gobernantes se convierten en meros operadores de las empresas trasnacionales, renunciando a su soberanía, garantizándoles el lucro y el entorno de impunidad jurídica, creándoles incluso << zonas francas >> libres de la mayoría de los impuestos que tiene que pagar cualquier empresa local, nos debería llevar a reeditar, en la era de la globalización de los procesos productivos, el debate siempre inconcluso respecto a si es posible un desarrollo social latinoamericano a partir de las necesidades humanas de la población local, con recursos propios y metas propias o si el origen de estos Estados coloniales sobre la base del genocidio de la población originaria y la extracción de recursos naturales ha impuesto en su sociedad un sello definitivo.


*Nota:*

* Carte du monde Universalis Cosmographia <http://commons.wikimedia.org/wiki/Cosmographia>, 1507; by German Cartographer Martin Waldseemüller <http://commons.wikimedia.org/wiki/Martin_Waldseem%C3%BCller> - Imagen del dominio público, tomada de http://en.wikipedia.org/wiki/File:UniversalisCosmographia.jpg Se trata del primer mapa en que se emplea el término << América >>.